top of page

Blog

Cómo planificar una meta en 7 pasos

Actualizado: 8 abr 2020






Hola chicos, bienvenidos a Clever Shakes, soy Sara y hoy hablaremos de cómo plantear una meta en sólo 7 pasos.



En tiempos de cuarentena es una época de mucha incertidumbre y angustia, donde no sabemos cómo afrontar esta crisis de una forma positiva y resiliente. Según las leyes de las cuales se compone el universo, mencionadas en el libro El Kybalion, se encuentra la ley de Polaridad, esta tiene que ver con que todo objeto existente en el universo posee un lado positivo y otro negativo que se complementan para alcanzar un balance entre sí. Por esto en una situación como lo es la pandemia del Coronavirus podemos también sacar un lado positivo y sacarle provecho a este.


El provecho que podemos sacar de esta situación de crisis mundial es de quedarnos en casa todo el tiempo y utilizar nuestro tiempo libre en replantearnos en nuestra vida o crear nuevos propósitos y metas para cumplir nuestros sueños o lograr mejorarnos a nosotros mismos. Al tener propósitos y metas en nuestra vida, esto incrementa nuestro nivel de autoestima y seguridad en nosotros mismos de que podemos y somos lo suficientemente útiles para llegar y todo lo que siempre anhelamos.


Por esto para esta semana en Clever Shakes, creamos una lista de 7 pasos de como plantear una meta de forma fácil y concisa, que si la aplicas de la mejor forma puedes lograrla de manera exitosa. Esta lista fue basada del libro Controla tu tiempo, controla tu vida de Brian Tracy.


Fórmula para establecer y alcanzar metas



  1. Piensa en esa meta que quieres alcanzar, decide con exactitud que deseas. Cuando decidas exactamente que quieres, organiza la idea de una forma 100% clara, tan clara, que hasta un niño de 7 años pueda entenderla y contarsela a otro niño de su misma edad y este niño pueda entenderlo de la misma forma que fue explicada por tí. Es decir que no genere efecto de teléfono roto.


  1. Escribe esta meta en una libreta o una hoja de papel, yo te recomiendo hacerlo todo en una misma libreta para archivarlo y tener un orden. Cuando uno escribe una idea, meta o cualquier cosa, el cerebro plasma toda esta información en el subconsciente y de esta forma puedes recordarlo y además comienzas a pensar con esa idea o información. Tu cerebro comenzará a buscar la forma de digerir información con esta nueva información o plasmar nuevas realidades para verla como realidad en el plano físico.



  1. Ahora es tiempo de establecer un plazo para esta meta, para que algo se vuelva tangible de debe crear un plan para hacerlo realidad. Al establecer una fecha límite para esa meta o deseo que quieres volver realidad debes ubicarla en un tiempo y espacio. Establece una tiempo realista para esta meta, observando tus habilidades y recursos para hacerla realidad.


  • Desglosa este lapso de tiempo en unos más cortos para recibir pequeñas gratificaciones de tu esfuerzo y al mismo tiempo puedas medirlo y verlo cada día más cerca de tu realidad. Si tu meta es para un año debes desglosarlo en meses, en semanas y finalmente en días. Has periodos de tiempos cortos, Por ejemplo si es en un año, comienza por periodos de 6 meses, 3 meses, 1 mes, 2 semanas, una semana y finalmente días.


  • Sí los planes cambian, ya que es normal, existen los inconvenientes sorpresas, o como le llaman, piedras en el camino, extiende ese plazo para conseguir tu meta pero nunca desistas de ella.


  1. Es hora de desarrollar el plan para alcanzar tu meta. Haz una lista de aquellos recursos y actividades que necesites para lograr aquel propósito que tienes en mente. Esta lista debe ser organizada con una jerarquía de relevancia de actividades más elementales e importantes a actividades menos importantes. Estas actividades más importantes son aquellas que puedes hacer por tu mismo que están al alcance de tu mano, las menos importantes las que puedes asignar a otra persona para hacerla o requieran control de otra persona. Comienza por lo básico.


  1. Aplica la regla 80/20 o también conocida como regla de pareto, consiste en hacer en el 20% de un tiempo determinado las actividades más importantes para realizar una tarea, máximo dos tareas, en el 80% restante se verá reflejado el resultado de este 20%. También en ese 80% restante puedes hacer actividades complementarias o restantes para llevar a cabo esta tarea. Esta regla será aplicada cuando comencemos a desarrollar el plan que creamos para alcanzar nuestra meta ya que esta regla nos ayuda a ser más productivos y a sentirnos más a gusto con estas tareas que estuvimos realizando.


  1. Toma acción. Este es el paso más importante, comenzar tu camino hacia esa meta deseada. Este es el paso que requiere más esfuerzo y requiere más coraje para llevarlo a cabo porque los humanos tendemos a ser muy perfeccionistas con nuestros actos y sentirnos frustrados si no los hacemos de la forma exacta a nuestras expectativas. Recuerda siempre al principio todo se torna un poco difícil y no con los mejores resultados pero con perseverancia, perseverancia y mucho amor podemos comenzar a tener mejores resultados gracias a la práctica, “la práctica hace al maestro”.



  1. Este último paso consiste en implementar combinar todos los pasos de esta fórmula. Ya tenemos nuestra meta clara, escrita, un plazo de tiempo definido y desglosado, además una lista de recursos y actividades para alcanzarla. Ahora es tiempo de organizar todas estas actividades en el periodo de tiempo desglosado. Trata de convertir estas actividades en hábitos que puedas desarrollar a diario, aunque sea solo 10 minutos o 5 minutos invertidos cada día. Ya que si los conviertes en hábitos se vuelven parte de tu rutina e incluso de ti mismo.



Puedes descargar las siguientes plantillas para desarrollar tu meta y volverla realidad. Recuerda, todo es posible si pones claras tus ideas y desarrollamos un plan para estas, siempre con una actitud positiva y perseverante.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page